Año I – Edición Número 6 – Metafórica Revista

14 de noviembre de 2022, La Plata, Buenos Aires, Argentina

Entrevista a Belen Bowles

“Decir todo va a estar bien cuando todo estaba mal era un acto de valentía”

Entrevistamos a la cantante Belén Bowles (@belenbowles de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia) en su breve paso por nuestra ciudad rumbo a la provincia de Córdoba,  donde realizará la grabación de su primer LP.

Metafórica Revista (M. R.) ¿Qué te inspiró a dedicarte a la música?

Belen Bowles: Yo recuerdo mi primer encuentro con la música cuando era niña, cuatro o cinco años, cuando disfrutaba cantar mucho en el Jardín de infantes. Me acuerdo que al momento de empezar las clases había una profe que tocaba el acordeón y cantábamos, ahí disfrutaba un montón ese momento. Y también en ese tiempo estaba de moda la película El Rey León, que tenía un musical hermoso; como anécdota te cuento que mi papá proyectó un viaje de trabajo, por varias semanas, y yo agarré una grabadora que él tenía, porque es periodista, y me grabé a capela cantando mis canciones favoritas de la película. Entonces se la di, como una travesura, porque era su material de trabajo, y claro, se encontró con que me había ido con él de viaje… eso es lo que yo recuerdo como el comienzo de mi relación con la música. 

No te puedo decir me inspiró tal o cual persona. Sí recuerdo ese acontecimiento como un comienzo, con mucho afecto. Mi papá ha sido una figura que me ha inspirado mucho porque de él ha venido todo el material de la música que yo escucho, siempre me puso en contacto con cantautores y bandas que ahora disfruto.

MR: En tu camino por la música ¿te ubicás como intérprete, compositora? ¿Desde qué género musical lo hacés?

Belén Bowles: Mi camino por la música ha sido muy particular. Al principio me guié más por el de la interpretación porque yo pensaba que no podía escribir, creía que ya todo lo bueno estaba escrito, que había mucho que podía interpretar porque “no tengo algo para decir”. Como no tenía formación musical académica como para componer en ese momento, me dediqué más a la interpretación, pero fue una interpretación selectiva, siempre fui por un camino alternativo, no cantaba música comercial, encontraba en otros artistas algo diferente. Ahora mirando hacia atrás, puedo notar que en sus  discursos, en sus formas, había algo de lo que yo quería decir; en ese tiempo usaba las palabras de otros para vislumbrar algo mío, hasta que  el año pasado, con la pandemia y algunos otros procesos personales empezaron a fluir  mis canciones y hoy te puedo decir contenta,  que estoy y me siento más cómoda cantando mis temas que interpretando. Ahora es notable la diferencia en el sentir cuando canto.

La pregunta en cuanto al género musical que interpreto ha sido una pregunta muy recurrente en las entrevistas que me han realizado. Es más, me he hecho yo esa pregunta también antes de mi primera canción, incluso me bloqueó muchísimo, porque yo decía qué voy a hacer. Me costaba pensar en encerrarme en un estilo particular. Al entrar en un género muy tajante te encontrás con una comunidad muy purista, que dice “no, eso no es jazz”, “no, eso no es blues”, “no, eso no es pop”… Yo me veía frenada por esa vara. Entonces me dije: tengo que empezar a estudiar esto que me gusta hacer, bossa nova o folklore;  y después me di cuenta de que estamos transitando un momento de superación de muchos paradigmas. Pienso que no hay un género mejor que otro,  y también por supuesto hay una academia, pero no es mi interés rendirle cuentas a ella, ni a una industria tampoco. Yo no voy a hacer una música que no sienta propia. Empecé a escribir lo que a mí me gusta, empecé a compartir con mis amigos que me daban su opinión y encontraban variados estilos combinados, cuestión que no me generó ninguna molestia. Es más, no me molesta parecerme a… porque una cosa es copiar y otra cosa es reconocer. Mis referentes están y creo que la autenticidad de un artista está en reconocer el camino que transitó y con todo eso hacer un collage personal y, claro,  algo nuevo. Así que hoy en día, te puedo responder contenta que no sé qué género hago y dicen que cuando algo no tiene nombre es algo nuevo así que eso aumenta mi alegría.

MR: ¿Cómo describirías tu proceso creativo y quiénes son esos referentes que te acompañan en él?

Belen Bowles: Ha sido muy personal, todas las canciones que he escrito tanto en música como en letra transmiten  algo de ese transitar, en donde con mi tiempo de análisis y vivencias del año pasado, hablo de lo que me pasa, de lo que pienso, y cada vez me voy dando cuenta de que la canción vive dentro de mí, no formalmente pero está; hay canciones que ya me habitaban hace tiempo y que pudieron materializarse en una música, en una estructura mucho tiempo después. Si me preguntás cuál fue mi primera canción, depende; hay canciones que yo ya las sentía de antes y nacieron después que la primera canción formal, digamos. Las canciones que ya tengo tienen una historia cada una, hay una persona detrás de ellas, hay una reflexión que  se dio en determinado momento, yo digo que me gusta el juego de palabras “cantar-contar”, cantando cuento algo.

 Entre mis referentes más notables y cercanos, puedo nombrar a uno que me encanta, Jorge Drexler, de quien tomo su simpleza al cantar; una cosa es saber cantar y tener una voz virtuosa, y dejar al público con la boca abierta, y Drexler no tiene eso, tiene una suavidad, una calma para cantar sus canciones que también te mueven y a veces una canción se queda dentro como una caricia, con la voz él hace un trabajo impresionantemente sensible. También aprendí a mejorar mi técnica con su forma de tocar la guitarra, la simpleza de tocar una canción con un solo instrumento, que no se necesita una banda enorme para hacer un show bello.

Después está Natalia Lafourcade, con una carrera que ha mutado muchísimo; comenzó en el año 2000 (con una canción que tiene justo ese nombre) y muy pop, y hoy en día ella está rescatando el folklore, la canción latinoamericana de una manera impresionante; me ha enseñado que la primera canción no es determinante, lo que hay ahora es lo que hay, es el primer paso y hay que hacerlo, después viene la tranformación.

Y después me gusta mucho Kevin Johansen, un artista que una lo escucha y no suena a otra cosa que a Kevin Johansen; al haber vivido en tantos lugares ha sabido captar distintas culturas y experiencias y ha hecho toda una mezcla, colocándola en su música, no se aferró a ningún género. Una con lo que tiene, con lo que vive, refleja de manera muy auténtica en la música la propia esencia.

MR:  Al hacer referencia a tu formación musical no formal, ¿cómo construiste tu aprendizaje?

Belen Bowles: Mi formación musical ha sido impulsada por dos componentes, la curiosidad y la perseverancia. La curiosidad porque siempre ahí donde he puesto el ojo me he metido hasta el fondo y he perseverado hasta que he conseguido lo que buscaba, a veces sin saber bien qué buscaba. Comencé tocando batería, después guitarra y si hoy me das un instrumento que me resulte llamativo, me genere curiosidad , voy a busca la forma de hacerlo sonar. Eso me ha ido  llevando a ciertas personas, maestros. Cuando realicé mis estudios en La Plata, en el Profesorado de Educación Física, la curiosidad me hizo llegar al Conservatorio Gilardo Gilardi, ingresé y estudié piano, luego ingresé a coro, de ese coro pasé a otro. Mi formación ha sido así, transitar un camino que estuvo impulsado por la curiosidad, la perseverancia. Una formación académica no he tenido, pero ¿qué es dedicarse a algo? La respuesta está en la pregunta, dedicarle tiempo, dedicarle energía, dedicarle amor.

El camino que transité y transito por la música ha sido muy variado, nunca ha sido en línea recta. Lo pienso como un andar más ramificado y en él me he encontrado con personas que algo me han enseñado, pero más que una habilidad o algo técnico en relación a la voz o al instrumento o a la composición, ha sido otra cosa lo que he recibido… no sabría cómo nombrarlas, quizás como despertares. Por ejemplo en un coro, en donde todos somos una sola voz, incluso el protagonismo está gracias a que alguien hace algo más bajo, más liviano, más transparente. Entonces yo que venía de una forma de cantar con mucha presencia entrar al coro y cantar con otras voces y poder construir otro lugar ahí se transformó en un recurso que hoy en día me acompaña en mi forma de hacer música. 

He tenido un profesor de guitarra, argentino, que vive en Bolivia, que me ha enseñado muchas técnicas  para tocar la guitarra pero me ha enseñado otras más importantes. Yo siempre digo, hay profesores de libros y hay maestros, que el libro lo dejan a veces a un costado y te transmiten el saber ubicarte cuando se toca en grupo, porque hay que saber dónde aparecer, dónde callar, dónde escuchar a los demás, no hay que hacer ni más ni menos de lo que está pidiendo la canción; una puede tener muchas ideas y hay que saber gestionarlas. Y que siempre hay que tener algo para decir, que nunca canté algo que yo no sienta propio, aunque la canción no sea mía porque algo de mí está en ella. Este profesor, a quien contacto desde mis 15 años hasta hoy que tengo 31, fue el que me dijo un día al verme entrar con la guitarra a su instituto, que él me iba a seguir enseñando a tocar el instrumento pero que ya era hora de que comience a escribir mis canciones. Y así cerré un ciclo, nació ese despertar que trascendió las habilidades técnicas musicales.

MR:  ¿Cómo te preparás antes de salir al escenario?

Belen Bowles: Yo soy una persona muy intensa en las cosas que me gustan, o sea, vivo la situación muy fuerte, el visualizar lo que va a pasar, que a veces me juega en contra por las expectativas; soy temática, dándole vueltas a lo que quiero y pensarlo con mucho amor, mucha pasión. También me gusta mucho compartir mis shows con mis amigos, y en este punto en donde deseo que mi música llegue a más personas, tengo que aprender a soltar, la música es para otros, otras personas, entonces empezar a compartirla con públicos nuevos, con escuchas distintas porque eso a mí me va abrir a otro tipo de devolución. La obra termina cuando alguien la escucha, entonces se trata de soltar la canción y estar abierta a lo que vuelve del público, a lo que te van a decir. La preparación antes del show es muy emocional, la vivo con mucha intensidad y en cuanto a los ensayos le dedico mucho tiempo, tanto como cuando toco sola o con otros músicos, así también como a preparar el repertorio. Trato en esos días previos de no exigirme mucho, no estresarme, no contaminar ese pequeño microclima que genera el futuro show.

Facebook: Belen Bowles
Instagram: @belenbowles
Twitter: @belenbowles
Youtube: Belén Bowles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *