Año III

28 de septiembre de 2023, La Plata, Buenos Aires, Argentina

India. El lenguaje poético de las tribus

por Indira Sánchez Guanzetti y Patricia Cuscuela

La espiritualidad de la India plasmada en la obra literaria nos detiene frente a una oscuridad que trataremos de iluminar, adentrándonos y apreciando el idioma extranjero y el misticismo que conlleva una cosmovisión tan diferente al mundo occidental en que  nos hallamos. 

La población es diversa en cuanto a su relación con lo religioso, las costumbres, sus tradiciones, incluso en su relación con el entorno geográfico.

 Los idiomas de la India se fusionan entre sí, existe una gran mezcla de lenguas y culturas. Nueve de cada diez personas hablan uno de los quince idiomas principales. La mayoría de la población es bilingüe y hasta trilingüe en la mayor parte del país.El asamés, el bengalí, el gujarati, el hindi, el urdu, el cachemir, el maratí, el oriya, el panyabí, el sindi, el manipuri y el konkani hablados en las zonas del este,  oeste, centro y norte, pertenecen al grupo de lenguas llamadas indo-arias, usadas casi por el setenta y cuatro por ciento de la población total. En su evolución, la mayoría de ellos, de un modo u otro, se relacionan y se inspiran en el sánscrito, el prácrito y el tamil (en términos de antigüedad), idiomas «clásicos» y mayormente depositarios de la tradición cultural del país. El tamil, el telugu, el malayalam y el canarés son del grupo dravidiano y predominan en el sur.
En el contexto de las influencias extranjeras, dijo Gandhi una vez: «No quiero tener mi casa amurallada y con sus ventanas cerradas. Quiero que las culturas de todo el mundo soplen en mi casa libremente, aunque me niego igualmente a ser arrastrado por los vientos». Actualmente,  la poesía, luego de haber transitado un largo período de independización, experimenta o sintetiza temas y estilos más universales en relación a la creatividad, en cuanto a la conciencia social y la resistencia humana.

Conocidos como adivasis (poblaciones primeras) y, de manera más reciente, como vanvasis (habitantes de los bosques), existen en India sobrevivientes de más de cuatrocientas tribus, muchas de ellas resisten a las medidas judiciales(1) dictadas “para garantizar la protección de los bosques”. Lo que verdaderamente motiva las medidas de desalojo son los reclamos de los conservacionistas. Al expulsar a los colectivos tribales de los territorios ancestrales (en general terminan hacinados en los suburbios de grandes poblaciones) rompen su relación con el bosque, los separan de su habitat natural, destruyen gran parte  de su identidad. Son muy pocos los que comprenden en profundidad el problema del destierro y pueden ser capaces de trabajar por una recuperación donde se conozca y tenga en cuenta las prioridades que el proceso implica (esto ocurre en muchos países incluyendo el nuestro). 

Las tribus son las guardianas de las selvas porque de ellas depende su vida y su sustento. 

En este contexto, un mundo lleno de contradicciones, la poesía irrumpe no para la queja o el reclamo, para eso están las leyes, las sentencias, los recursos, en fin, los papeles. Acá tal vez en muchos casos ni siquiera haya papeles, ya que la poesía ha trascendido oralmente atravesando los tiempos de las tribus a contrapelo de la indiferencia. La poesía como una forma de resistencia, de aferrarse a un lugar al que pertenecen.

Dijimos en el primer artículo de ¿Poesía Exótica? que nuestra intención no era meramente mostrar lo otro, lo distinto, lo extraño, sino adentrarnos, con respeto, en el material presentado para aproximarnos a la comprensión de los sentidos, de las motivaciones que llevan a la producción de los textos poéticos tratados.

SAORA (tribu que habita en el estado de Odisha)

Toma un peine dorado,

báñate con agua cristalina, 

contempla tu cuerpo en el espejo:

tu cuerpo está hecho de tierra

y volverá a la tierra.

Si estuviera hecho de bronce como las campanas

lo podrías cambiar por otro;

si estuviera hecho de cobre

lo podrías cambiar por otro.

Pero nadie puede cambiar

su cuerpo de tierra.

MUNDA (tribu que habita en el estado de Odisha)

En las cristalinas aguas del riachuelo

se reflejan las flores escarlatas.

Siéntate conmigo, mi princesa, 

y desanúdate el sari.

Tengo deseos aceitosos,

tengo deseos escarlatas.

Ven y cuéntame

cómo son las flores del higo.

Nuestra sensibilidad se entrega a la valoración de lo mínimo, ante la aparente simpleza de los textos que se abren como las flores en las noches húmedas y cálidas para mostrarnos su belleza de estambres y pistilos, un mundo de arte y estética de la Naturaleza. Lo mismo ocurre con los textos poéticos de No le hagas preguntas a la tristeza, Antología de poemas de las tribus de la India aunque, como dice su recopilador, Jesús Aguado: “Estos poemas supongo que fuera de contexto dicen otra cosa que alrededor de una hoguera, como canción de trabajo, en la pedida de una novia, como entretenimiento de un día de mercado, como sortilegio contra los malos espíritus, como broma o acertijo para pasar unas horas antes de acostarse. Muchos de sus guiños y de sus símbolos se pierden si no eres de allí, aunque eso también le pasa a un Lorca traducido, pongamos, al bengalí o a un Eliot vertido al chino. Lo que queda, sin embargo, es lo que podemos asimilar e incorporar a nuestras células, a nuestra visión del mundo, a nuestro ser y a nuestro estar: lo que queda es lo traducible a nuestros modos de tratar con los misterios insondables y con la realidad cotidiana.”

Probablemente, se desconozcan los autores como individuos creativos, y al esfumarse la figura del autor surge la necesidad colectiva de mantener el arte, la tribu entonces hace suyo uno de los bienes más preciados: la tradición a través de un lenguaje duradero.

PARAJA   (tribu que habita en el estado de Odisha)

Sé que vendrás

silenciosamente dulce y fragante

como las flores mallika en su tallo,

como las flores jai que adornan y destellan

entre sus densos rizos oscuros.

Eres eterna

como la muerte.

El miedo a la muerte

y tu amor

son vecinos e íntimos amigos

que se han trasladado a vivir a mis sueños.

Mi vida consiste en esto:

cada día sé que vendrás

con tus rizos oscuros enmarañándose

con las nubes negras como la tinta

y con los relámpagos.

Querida, querida muchacha,

ha llegado la estación de las lluvias.

Los pies inquietos de las gotas

golpetean contra la boca negra de la noche

y los rayos, al romper en lo alto de la colina,

se hacen eco de la corriente del riachuelo de abajo.

“Este libro asoma por el horizonte un 22 de octubre, festividad de la luna azul.Ese día las mujeres nilas se internan en la jungla a la búsqueda de cachorros de tigre que luego amaestrarán para que protejan sus aldeas de los enemigos.”

Referencia

  1. Un millón de familias pertenecientes a las minorías denominadas como pueblos tribales y otros habitantes de los bosques corre el riesgo de ser expulsada de sus hogares en India. El 13 de febrero de 2019, el Tribunal Supremo del país ordenó el desalojo de una parte de estos colectivos con una sentencia que responde a la reclamación interpuesta por varias asociaciones ambientalistas contra la Ley de Derechos Forestales (FRA). 

Jesús Aguado. Poeta, traductor, crítico literario, ha vivido en Sevilla, Málaga, Benarés (India) y actualmente lo hace en Barcelona. Sus últimos libros son: El fugitivo. Poesía reunida: 1984-2010 (Vaso Roto, 2011), La insomne. Antología esencial (FCE, 2013), Sueños para Ada (Hiperión, 2014), La luna se mueve quieta (Isla de Siltolá, 2015), Carta al padre (Vandalia, 2016), Fugitivos. Antología de poesía española contemporánea (FCE, 2016), Therigatha. Poemas budistas de mujeres sabias (Kairós, 2016), ¿En qué estabas pensando? Poesía devocional de la India, siglos V-XIX (FCE, 2017), Diccionario de símbolos (ERE, 2017), Paseo (Luces de gálibo, 2017), Benarés (Pre-Textos, 2018), Dice Kabir y otros poemas (Pre-Textos, 2019) y Hormigas en el cielo o el juego de lo visible (Polibea, 2019). Es Cirrus Vertebratus de honor por la Asociación Española de Contempladores de Nubes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *